Amargarse la vida

En estos días que escucho con mucha frecuencia, “vaya rollo de fiestas, tendrían que desaparecer…

Un poco de psicología inversa va bien de vez en cuando. Os presento diez pasos para amargase la vida. Se pueden seguir en este mismo orden, o alternando. Hay quien necesitará hacerlos todos y quien con algunos tendrá suficiente:

  • Despierta cada mañana maldiciendo un nuevo día. No te pares a pensar en todo lo bueno que tienes, ni un instante, podría cambiarte el humor y eso hay que evitarlo.
  • Pon toda tu atención en todo aquello que te molesta, esfuérzate en buscar el defecto, el error, lo malo de todo lo que te rodea, recuerda que eres “realista”.
  •  Haz un pronóstico sobre un hecho que temes, considéralo después con consistencia propia y reprodúcelo muchas, muchas veces. Así podrás llegar a donde precisamente no querías.
  •  Aférrate al pasado, cuanto más tiempo pases en él menos podrás ocuparte del presente.
  •  Convéncete de ser pura victima de las circunstancias. Lo que te haya podido causar Dios, el mundo, el destino, la naturaleza, la luna, los cromosomas, las hormonas, la sociedad, los padres, los parientes, los amigos… ¡Es tan grave! Sólo insinuar que pudieras poner algún remedio a la situación ya sería una ofensa.
  •  Haz una lista con los nubarrones que te angustian. No descanses hasta encontrar nuevos nubarrones con los que agobiarte más. Mientras estás ocupad@ con esto dejarás de ver el sol y todo lo que ilumina y si puede ser admirado.
  • Fíjate expectativas muuuuuy ALTAS, fuera de tu alcance. Lucha por la perfección en todo, la más pequeña imperfección será tomada como un fracaso total.
  • Convéncete de que sólo hay una opinión correcta, la tuya y comprueba que todo el mundo va de mal en peor.
  •  No asumas lo que te pasa, en vez de eso: Cambia de casa, cambia de trabajo; cambia de casa y de trabajo a la vez. Cambia de pareja o mejor cambia de casa, de trabajo y de pareja a la vez. Y si además puedes hacerlo con frecuencia, no lo dudes, hazlo.
  •  En las relaciones con tu entorno usa constantemente el reproche o la queja, o ambos a la vez. Usa la ambigüedad en la comunicación esto te dará luego más motivos para reprochar o quejarte.

 

Mi actividad está centrada en todo lo contrario, ayudarte a crear una vida FELIZ. Construimos nuestra realidad al elegir como nos sentimos en cada momento.

Que eliges a partir de ahora es lo importante.

Ahora que es época de propósitos, es un buen momento para plantearse dejar atrás esos patrones de pensamiento y empezar el año con una nueva visión, sin alejarnos de la realidad, sino reforzando el carácter para afrontarla con más claridad de ideas y llenos de energía para poder cambiarla.

No veas la vida en blanco y negro, aprecia toda la variedad de colores.

Mis mejores deseos para este nuevo año.

 

 

 

 

 

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • PDF

Comenta