Aplicaciones de la hipnosis clínica en la consulta:

 

La palabra hipnosis, habitualmente, nos traslada a un escenario en el que una persona hipnotizada va perdiendo su consciencia y haciendo cosas ridículas ante un público que admira la hazaña del hipnotizador pero que, por otra parte, teme caer en sus redes.

El profesional de la salud no se dedica al mundo del espectáculo y tampoco desea crear eso cuando hipnotiza, sino un estado mental de colaboración que permite aplicar mejor una terapia determinada.

La hipnosis no es una terapia, sino un medio que nos favorece la aplicación de la terapia seleccionada para cada caso. Es un estado mental que nos permite una mayor consciencia corporal y en el que las sugestiones tienen un mayor efecto. De ahí lo importante de escoger un buen profesional que además de saber hipnotizar sepa de psicoterapia.

Las terapias psicológicas usadas con más frecuencia son: Terapia psicoanalítica, terapia psicodinámica, terapia Gestalt, terapia cognitivo-conductual, terapia humanística, terapia breve, terapia centrada en la persona, terapia sistémica. Lo interesante es estar familiarizado con todas ellas porque dependiendo del problema y la persona podemos escoger la más adecuada en cada situación.

 

Actualmente se habla de diferentes tipos de hipnosis:

Hipnosis Freudiana:

Tiene su origen en el Mesmerismo y fue más conocida porque era la que aplicaba Sigmund Freud, este tipo de hipnosis es más directiva, se dan indicaciones a través de la sugestión, pueden ser verbales, visuales o corporales.

Hipnosis Ericksoniana:

Su creador Milton Erickson. Es una hipnosis más permisiva y requiere de la participación activa del paciente, muy utilizada en la actualidad ya que no es necesario el estado tan profundo que requiere la anterior, desmitifica el tener que “dormir” o “perder la consciencia” y esto genera una mayor tranquilidad y confianza en las personas.

 

Programación Neuro Linguística (PNL):

Esta técnica utiliza la hipnosis ericksoniana y el trance hipnótico para cambiar modelos de pensamiento que se expresan en el lenguaje y de esta manera se pueden cambiar comportamientos, cambiando la forma en que registramos los eventos y se almacenan en nuestras neuronas.

 

Sofrología:

La sofrología, que incluye técnicas de relajación, es un tipo de hipnosis que también utilizo ya que busca crear armonía en relación al cuerpo, ayudando a establecer una relación más sana con el organismo.

Autohipnosis:

Es la capacidad de crear uno mismo ese estado mental hipnótico para favorecer una sugestión previo consejo profesional. Es algo que enseño siempre, para que la persona participe activamente en su tratamiento.

 

Teniendo en cuenta las ventajas que nos ofrece el estado hipnótico, nos puede ser útil para multitud de problemas.  Es una técnica que uso con frecuencia dentro de los tratamientos: permite mejorar la evolución y avanzar en los resultados. A continuación enumero las más frecuentes:

  • Para dejar de fumar, con una o dos sesiones suele ser suficiente.

  • Para adelgazar, ayudando a crear una nueva programación mental que nos ayude tanto en el proceso de adelgazar como en el mantenimiento una vez conseguido el objetivo.

  • En las personas que se ponen muy nerviosas ante los exámenes u otras pruebas, entrevistas de trabajo, carnet de conducir…

  • Para mejorar el rendimiento escolar.

  • Preparación pre-operatoria para ir con más tranquilidad y post-operatorio para mejorar la recuperación.

  • Para cualquier situación de dolor.

  • Para mejorar la respuesta orgánica, por lo que nos puede ser muy útil como complemento a otros tratamientos en cualquier enfermedad.

  • En cualquier tratamiento psicológico nos puede ser muy útil para mejorar la autoestima, recuperar recuerdos, mejorar la ansiedad, el estrés o situaciones fóbicas.

Promover la ludopatía… ¿Debería ser lícito?

Ayer recibí una llamada telefónica en la que, después de anunciarme que mi número había sido seleccionado, me había tocado un bono para jugar a no sé qué.

 

Cuando veo la publicidad en la que promueven el juego, “regalando” dinero para empezar, me acuerdo de cuando regalaban droga en la salida de los colegios con el único objetivo de reclutar a nuevos clientes. Ahora con el juego entran directamente en tu domicilio.

 

No entiendo que se prohíba la publicidad de bebidas alcohólicas y del tabaco, pero en cambio se permita la del juego. Se repite la historia. Ahora ya no son los intrépidos, valientes y guapos los que fuman o beben. Los nuevos héroes, por ejemplo jugadores de fútbol, participan en juegos de azar… ¡Y ganan! ¡Son unos triunfadores!

 

Me pregunto: ¿No hemos aprendido de los anteriores errores?

 

De lo que no se habla en esa publicidad -tampoco en la anterior- es del sufrimiento que puede provocar la realidad en la persona que se creyó el anuncio. Que, ahora, se siente atrapado en su pulsión. No habla del sufrimiento que provoca en los familiares, en la angustia que provoca ver como su hij@ miente, roba en casa y se va mermando como ser a cada día que pasa, de la devastación económica que provoca y como eso erosiona los vínculos familiares por muy fuertes que sean. El hij@, el padre o la madre.

 

 

 

El juego no hace ganar, solo ganan los que lo organizan, el juego siempre hace perder, no es bonito jugar, jugar no es cosa de héroes.

Los que juegan nunca triunfan.

 

La publicidad y el neuromarketing sabe muy bien como promover e inducir, buscando la  asociación que más refuerza esas intenciones. La publicidad y el neuromarketing pueden engañar.

 

Debería poder regularse este tipo de publicidad. Las llamadas a casa para vender cualquier cosa -la que sea-, es una invasión a la intimidad que se ha ido permitiendo sin poner límites. Llamadas de empresas de telefonía, de multipropiedades, de bancos ofreciendo tarjetas. Nos llaman para decir: “Ha tenido la suerte de ser seleccionado”.

Ya es complicado limitar el acceso a determinados lugares de internet, sólo hacía falta que nos invadiesen en casa y a cualquier hora, donde cualquier miembro de la familia puede descolgar el teléfono. O llamando a cualquier móvil.

 

Tengo pacientes con problemas de ludopatía. En la terapia uno de los consejos era: no te acerques a cualquier fuente de juego. Ahora, una persona, sin moverse de su casa, puede acceder a un amplio abanico de posibilidades de juegos de azar. Y si no lo hace ella, le invaden con publicidad no deseada.

 

Extraigo este párrafo de un estudio hecho por Pilar Buil (Facultad de Ciencias de la Comunicación, Universitat Internacional de Catalunya), Maria José Solé Moratilla (Consell de l’Audiovisual de Catalunya, Barcelona), Pablo García Ruiz (Departamento de Sociología, Universidad de Zaragoza), sobre  La regulación publicitaria de los juegos de azar online en España. Una reflexión sobre la protección del menor:

 

En definitiva, en este trabajo se pone de manifiesto que la publicidad de los juegos de azar en línea puede incrementar el riesgo de práctica en los menores. Aunque está prohibido que los menores participen en juegos de azar, hay constancia de que juegan. El código de autorregulación no constituye un recurso suficiente para proteger de forma efectiva a los menores y a las personas vulnerables. Por ello, se considera necesario desarrollar un reglamento que cubra los vacíos normativos y constituya una protección eficaz de los menores frente a la publicidad de los juegos de azar. De ese modo, se espera que las conclusiones de este trabajo contribuyan a que una actividad que está generando un problema de salud pública tenga un impacto negativo cada vez menor en los menores.

 

En este link encontrarás el artículo completo.

http://www.adicciones.es/index.php/adicciones/article/viewFile/706/701

 

Avisar de los peligros a las personas más vulnerables y que no se crean esa publicidad engañosa es misión de los adultos pero también se necesita leyes que regulen este tipo de publicidad y delimiten a respetar la intimidad de los individuos.

 

La imagen de un jugador no es esta:

 

 

 

 

Sino esta: Obsesionado, atrapado en una realidad de la que no entiende que no pueda salir

 

Los juegos de azar solo hacen perder

 

 

 

 

 

 

 

Como gestionar el miedo

El miedo es una emoción primaria que genera una respuesta somática que se vive de forma muy desagradable provocada por la percepción de un peligro, sea real o imaginario. Es una de las emociones más intensas y desagradables que existen, genera aprensión, desasosiego y malestar. Si tienes miedo con frecuencia sabrás que síntomas provoca:

 miedoso

  • ritmo cardíaco acelerado;

  • dificultad para respirar;

  • sensación de mareo;

  • sudar y/o sentir frío (temblar de miedo)

  • ansiedad o pánico arrollador;

  • necesidad de escapar;

  • sentirte desconectado;

  • sensación de que podrías desmayarte o morir;

  • sentirte impotente ante tu miedo, incluso si sabes que es irracional.

Todas estas reacciones tienen que ver con su función, el miedo nos ayuda a prevenir y no asumir riesgos para la vida, fomenta la protección, por esto invita a huir o a prepararte para la lucha. Es una emoción para desarrollar una acción de huida o de lucha, pero no para permanecer en ella, el miedo debería ser ocasional y una vez canalizado a la acción desaparecer.

El pánico es una reacción extrema en la que el efecto es de bloqueo, hiperventilación, temblores, mareos y taquicardias, sentimientos catastrofistas y de pérdida total de control de la situación.

El miedo es el principal protagonista en diferentes entidades clínicas, como:

  • FobiasSombra del miedo

  • Hipocondría

  • Ansiedad

  • Complejos

  • Timidez

  • Inseguridad

  • Indecisión

  • Preocupación

  • Incertidumbre…

Por eso se hace importante conocer y gestionar mejor esta emoción.

A quien va dirigido:

A cualquier persona en la que el miedo sea el protagonista en algún grado en su vida y quieran saber cómo pueden cambiar y mejorar su respuesta ante esta emoción.

Objetivos:

  • Comprender el miedo

  • Comprender los síntomas del miedo

  • Aprender a minimizar los síntomas del miedo

  • Aprender a disminuir el tamaño del miedo

  • Observar la información que el miedo te quiere dar

  • Identificar las falsas creencias

  • Quitarle el poder al miedo

  • Identificar el miedo sano y separarlo del miedo no sano

  • Respetar y aprender a sentir el miedo sano

  • Eliminar el miedo no sano y transformar su información en algo constructivo

  • Sentirte libre y en buena relación con tus emociones

 

 

Dra. Esther Rodríguez

Contenido:

  • Arquitectura emocional. Como y que construye las emociones.

  • Saber que significa respuesta somática, como se desencadenan los síntomas en relación al miedo.

  • Que alimenta y hace crecer al miedo/que disipa el miedo.

  • Anclajes psicológicos, sabrás entender tu respuesta somática del miedo y su permanencia.

  • Como crear una respuesta somática nueva.

  • Crear el “laboratorio virtual” en tu mente y experimenta en él tus cambios antes de aplicarlos en la realidad.

  • Cogiendo las riendas hacia la confianza y seguridad

 

Metodología:

Duración total: 8 horas, hay dos horarios diferentes:

 

1.     Cuatro talleres de 2 horas.

Horario: Jueves 18,30 h. a 20,30 h.

2.    Dos talleres de 4 h.

Sábados, de 10 h. a 14 h.

 

Fechas:

Jueves 7-14-21 y 28 de Julio

Sábado 9-7-16 y 23-7-16

 

Precio:

Total 8 horas: 120 €

 

Puedes informarte al telf. 645 979 608 o al correo estherogi@gmail.com

 

 

Conciliar el sueño – Algunos consejos

 

Conciliar el sueño ¿cómo podemos ayudarnos?

soñar
Dormir bien forma parte de los cuidados de la salud, durante el sueño el organismo aprovecha para hacer el mantenimiento, el reposo le permite dedicar atención a aquellas cosas que necesitan repararse, por eso se llama “sueño reparador” aquel que hacemos de un tirón con la sensación de haber descansado y que nos hace despertar de buen humor y estar como “nuevos”. Además se realiza otra función muy importante, soñar, algo imprescindible para nuestra mente, para nuestra vida.

Las preocupaciones, estilos de vida, acontecimientos… son muchas las cosas que pueden alterar ese ritmo sano de sueño, dedicar un poco de atención y conocer algunos pequeños trucos, te pueden ayudar.

 

Consejos para poder disfrutar de ese sueño reparador:

 

rutinas

Crear una rutina, facilita que el organismo tenga sus ritmos, irse a la cama sobre la misma hora todos los días lo favorece mucho, no tenemos que olvidar que tenemos relojes biológicos y muchos relacionados con el ciclo día/noche.

En las personas que tienen turnos que cambian periódicamente suelen tener problemas para conciliar el sueño, ya que los ritmos biológicos se rompen continuamente, en estos casos puede ser favorable la melatonina, que induce de forma natural al sueño en ausencia de luz, esto es muy importante para que pueda hacer su acción (puedes consultar con un profesional que te asesorará sobre el buen uso de la misma).

images (1)

Una buena ambientación del dormitorio, silencio, luz tenue, colores suaves, favorecen los estados relajados y por tanto también el sueño.

 

 

 

 

 

 

 

 

comida ligeraCenas tempranas y ligeras, las comidas
copiosas hacen que el sueño sea intranquilo y pesado. Dejar entre hora y media a dos horas mínimo, entre la cena e irse a dormir. Cuanto menos tiempo haya entre cena-sueño, tanto más ligera debe ser.

 

 

 

 

lectura

 

Evitar practicar actividades estimulantes antes de irse a dormir, ni físicas, ni intelectuales (juegos hiperactivos) porque entonces llegamos al dormitorio demasiado excitados como para conciliar el sueño y lo único que conseguiremos es ponernos más nerviosos al ver que el sueño no viene. Desconectar aparatos electrónicos. La lectura puede invitarnos a ir entrando en el sueño.

 

Evitar bebidas estimulantes o el tabaco, ya que interfieren en una buena calidad de sueño. También evitar beber mucha agua antes de dormir, porque entonces será nuestra vejiga la que nos haga despertar.

 

 

infusiónPodemos ayudarnos de alguna infusión o plantas relajantes como la Amapola de California, Valeriana, Tila, Lúpulo, Pasiflora, Melisa, son las más conocidas, el tomar algo calentito siempre ayuda a relajar. También la homeopatía puede ser una buena elección, hay más remedios dependiendo del tipo de insomnio que tengas, siempre es bueno que un profesional te oriente sobre cuál sería el más adecuado para tu caso. Estos medicamentos no crean adicción, ni somnolencia diurna.

El estrés o la ansiedad, preocupaciones, situaciones sin resolver, conflictos o miedos suelen asaltar la mente con más fuerza por la noche, en la que no existen otros estímulos que nos distraigan, sería ideal dejarlos fuera de la habitación y poder trabajarlos de una manera más favorable en otro espacio y momento, imaginar que son como una mochila que descargamos y dejamos en la puerta o también puede ayudar escribirlos y pensar que el dormir bien favorecerá que lo veas con más claridad al día siguiente. Después centrar la atención en relajarnos, aquietar la mente y alejar los pensamientos negativos (ya te ocuparás de ellos mañana), para poder conseguir esto probar el siguiente ejercicio:

 

 

yogaEjercicio “4-7-8”: Consiste en poner la atención en tu respiración, debes respirar por la nariz, mientras entra el aire cuenta hasta 4, reten el aire y cuenta hasta 7 y después expulsa el aire contando hasta 8. Esto hace que te concentres en tu respiración, olvidándote de tus pensamientos y poco a poco creando un estado más relajado. Si al principio te cuesta, simplemente puedes contar cuánto dura tu inspiración, cuanto en pausa y cuanto soltando el aire y después e ir variando hasta conseguir el 4-7-8.

 

 

 

psicólogoSi el problema persiste, no dudes en acudir a un profesional , hay más ejercicios que puedes aprender, técnicas para relajar la mente y poder aparcar las preocupaciones durante la noche y también puede ayudarte a resolver esas situaciones que te puedan quitar el sueño, te aseguro de que funcionan. Recuerda que dormir bien, nos permite tener las ideas más claras para enfocar las cosas de forma diferente, repercute en la salud tanto física, emocional como mental.

 

Dormir es gratis, lo que cuesta es levantarse guiño

 

Celos:

celosLos celos son una reacción emocional que surge cuando una persona de la que recibíamos atención, traslada su interés hacia otra/s personas, interpretando esto como pérdida de importancia y sensación de abandono.

 

En los celos hay una mezcla de envidia (por querer ser esa otra persona que nos ha arrebatado la atención), frustración, rabia e impotencia.

 

En toda esa manifestación se produce una valoración interna mermada, porque siempre es en comparación con aquella persona que consigue despertar el interés que ella no logra. El pensamiento más frecuente es “esa persona tiene algo, que yo no” y ese “algo” es lo que me ha quitado mi importancia.

 

Los celos pueden darse en cualquier relación entre personas, los más comunes son los infantiles, en pareja, laborales, entre amigos, sociales.

Tipos de celos:

Reactivos:

 

Se presentan cuando hay comportamientos que justifican la reacción de celos.

Los celos infantiles suelen ser reactivos ante la llegada de otro hermano/a que acapara parte de la atención que antes era toda para él/ella y esto es inevitable para los progenitores, ya que el recién llegado necesita de mayor atención. La personalidad base del niño y la conducta de los padres son fundamentales para ayudarle a adquirir un nuevo rango de importancia, integrándolo en la nueva situación. La solución debería dirigirse a encontrar que el nuevo rol de hermano/a mayor tenga nuevos atractivos que le hagan sentir bien, con un nuevo grado de importancia dentro de la familia.

 

Los celos en los niños también pueden aparecer en el colegio, con la maestra u otros niños. Esto nos hablaría de inseguridad y que quizás el niño puede necesitar un refuerzo y orientación a los padres por un profesional. Cuanto antes se reaccione antes se soluciona, evitando sufrimiento al niño.

 

A nivel de pareja serían cuando hay un comportamiento que se considera no adecuado o coherente con el acuerdo de fidelidad. Entonces la reacción es para establecer nuevos acuerdos y aclarar situaciones con las que no se quiere convivir en pareja.

A nivel laboral y social, aunque sean por un comportamiento que justifique la reacción, darse cuenta de que suelen ser manipulativas para conseguir una fidelización sumisa y poder entonces reaccionar de una nueva forma más madura y resolutiva.

 

Territoriales o ansiosos:

 

En estos la reacción tiene que ver más con lo que se piensa o imagina que con la realidad. Suelen darse en personas que se infravaloran, con baja autoestima o con alguna carencia o complejo que les hace sentir que buscarán esas características en otras personas. Generan mucha ansiedad y desconfianza creando comportamientos obsesivos.

 

La persona duda de sí misma, de su valía personal, duda de lo que siente, de lo que es verdad o mentira, de si tiene o no razón; todo esto le hace vivir en una incertidumbre constante y miedo a ser abandonada, lo que le lleva a una conducta de búsqueda de pruebas que confirmen sus sospechas y así poder decir “tenía razón” o/y a una transformación de su personalidad con la intención de copiar aquello que cree capta el interés de la persona “deseada”.

 

A veces llevan a la persona al abuso del reproche y la humillación en un intento de querer controlar al entorno.

 

Este tipo de reacción se da en las relaciones de pareja, a nivel laboral y social.

 

Posesivos:

 

Son los más tóxicos, porque se creen propietarios de la otra persona, lo que se traduce en comportamientos super controladores en los que poco a poco se establece una relación de dominación, en la que se hace creer a la otra persona que tiene todo el poder y control sobre su vida.

 

Esto se da en algunas relaciones de pareja, a nivel laboral en algunos roles de autoridad y a nivel social por ejemplo en algunas relaciones de amistad, donde exigen exclusividad absoluta.

 

También pueden darse una mezcla de los distintos tipos.

 

Para resolver los celos es necesario volver a recuperar la autoconfianza, la valoración personal y dejar de compararse para centrar su atención en una aceptación de cómo es. Si no se hace este proceso, los celos irán en aumento y eso provocará un cambio en la conducta que llevará hacia una gran inseguridad, incertidumbre, dudas y ansiedad. Transformándose en Celotipia, que serían los celos patológicos, aquellos que generan una conducta obsesiva y controladora con sensación de pérdida del control.

 

Los celos más conocidos son los infantiles, de pareja, los profesionales y familiares, pero pueden darse en cualquier tipo de relación: entre suegra y nuera, entre cuñad@s, entre amig@s, etc.

 

Aunque es una manifestación que puede darse en todas las personas a lo largo de la vida, lo importante es como se reacciona ante ellos y cómo evolucionan.

 

Generalmente son ocasionales y pasajeros, pero si no es así y se  consolida en una actitud que condiciona la conducta, entonces se hace inevitable buscar ayuda profesional para liberarse de la dictadura de los celos y de todos los problemas que puede ocasionar la conducta que crea.

Hasta que no estés en paz con lo que eres, nunca estarás contento con lo que tienes

 

Síndrome metabólico, no es una enfermedad, pero si es una gran señal de advertencia

El síndrome metabólico es un conjunto de signos que por sí solos ya Perder pesoson factores de riesgo, pero cuando se dan varios hace que ese riesgo de enfermedades cardiovasculares y de diabetes sea mucho mayor.

Los signos que se tienen en cuenta:

  • Obesidad, sobre todo cuando ésta es corporal –cinturas mayores de 100 cm.

    • Hipertensión arterial

    • Niveles alterados de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos)

    • Elevada concentración de azúcar en sangre

La primera descripción aparece en la década de los veinte por Kylin que definió la asociación entre hipertensión, hiperglucemia y gota. Actualmente si aparece uno de estos signos se hace estudio de todos para descartar el síndrome metabólico.

¿Por qué aparece este síndrome?

Aunque algunos casos de hipertensión o Sedentarismohipercolesterolemia puedan tener una influencia genética, con mucha frecuencia suele haber como antecedentes abusos de comida y/o abusos de sustancias tóxicas y/o sedentarismo.

 

Lo cierto es que todos tienen en común que mejoran cuando se hacen cambios en la alimentación y en el estilo de vida, el perder peso y aumentar la actividad suele mejorar la hipertensión, el colesterol y la resistencia a la insulina, mejorando todo el sistema cardiocirculatorio y con él todas las funciones, ya que es el encargado de llevar el oxígeno y los nutrientes a todo el organismos.  Una buena dieta mediterránea con algo de ejercicio obra milagros.

 

Si tuvieses una advertencia de un tsunami, seguro que no permanecerías estático esperando que llegase, el síndrome metabólico es una gran señal de advertencia que no hay que menospreciar, es imprescindible actuar.

 

A pesar de tener algunos de estos signos, muchas veces se tiene la falsa sensación de estar sano, porque son signos que no duelen, pero no hay que olvidar que si hacen daño, daños orgánicos que cuesta mucho reparar e incluso pueden hacerse irreversibles.

 

Nuestro estilo de vida actual promociona el sedentarismo y la sobrealimentación, para evitar el síndrome metabólico es imprescindible tener en cuenta algunas cosas que pueden ayudar:

 

  • cuida tu corazónCome para nutrir el organismo, pensando en la calidad de la alimentación y darle a esa calidad el mejor sabor, para que hacer una dieta sana no sea aburrida.

  • Escoge los alimentos más saludables, como hidratos de carbono complejos en vez de simples (integrales en vez de refinados como el pan o el arroz), incorpora legumbres, fruta y más verdura en la dieta diaria, las grasas siempre deben ser moderadas pero imprescindibles en tu dieta diaria, escoge los ácidos grasos sanos como los que aportan los aceite vegetales y  frutos secos.

  • Evita ingerir de forma habitual esos alimentos que solo tienen calorías vacías, sin contenido nutritivo.

  • Mantener el peso dentro de unos límites normales a tu estructura.

  • Ser consciente del tiempo que pasamos sentado, si tu profesión es sedentaria, no le sumes más horas delante de la televisión o el ordenador. Introduce movimiento en tu vida, piensa que un simple paseo de 30 minutos al día puede mejorar considerablemente la forma en que la insulina reacciona en tu organismo, ayudándote a regular la tensión arterial y también los lípidos en sangre.

  • Evitar consumo de tóxicos, como el tabaco solo empeora, añade un factor de riesgo más a la lista. El abuso del alcohol también añade un factor más, asegurar cual es el valor que se considera moderado, en esto lo que se considera consumo normal es en la mayoría de las veces excesivo, sobre todo cuando se hace diariamente.

  • Si haces intentos pero ves que no obtienes resultado, no dudes en pedir ayuda a un profesional.

 

 

Piensa en futuro:  ¿como te gustaría verte en los próximos años?, ¿haciendo el estilo de vida que llevas, como crees que te verás?hábitos que liberan

Como he dicho este síndrome no duele, pero hace daño. Tú decides:

– inviertes en la enfermedad o

– inviertes en tu salud.

Deshazte de los hábitos que te atrapan en costumbres nocivas e instala los nuevos que te permitirán crear salud.

Ansiedad ¿qué podemos hacer?

 

La ansiedad es una respuesta del organismo ante situaciones de riesgo o de peligro: nos prepara para la huida o el combate. Por eso, cuando se activa, aumenta la frecuencia cardíaca y la respiratoria e, incluso, se tensa la musculatura.

 

miedoso

Es una respuesta prevista para un período corto de tiempo. Si se mantiene durante largos plazos, producirá síntomas como sensación de asfixia, temblores, sudoración, náuseas, mareo, inestabilidad, alteraciones del sueño, de la alimentación, de la respuesta sexual…

 

Y en el plano psicológico —más allá del físico— también producirá inquietud, estar en constante alerta, ganas de huir, inseguridad, extrañeza, temor a perder el control, temor a la muerte, a la locura o el suicidio. En algunos casos, incluso, se tendrá la sensación de muerte inminente o de que algo “malo” está a punto de pasar.

 

Todo esto provoca cambios en el comportamiento: sensación de torpeza, irritabilidad e incluso crispación. Todo parece más complicado: hay dificultad de concentración, problemas de memoria, confusión, preocupación excesiva…

 

La propia ansiedad genera el temor constante a sufrir un ataque de ansiedad y eso genera más ansiedad.

 

Algunos consejos que pueden ayudarte

Cambia el foco de tu atención

  1. mente censuradora

 

 

Tu eres mucho más que tus síntomas, no los hagas más importantes de lo que ya son, porque sin querer envías mensajes contradictorios a tu cerebro, la ansiedad es la respuesta natural a tu miedo, a la existencia de una amenaza que no es real, pero tu cerebro cree que si lo es. Tienes que ayudar a tu cerebro en su función, que entienda que no existe ninguna amenaza y por tanto no es necesaria esa reacción, pero no lo hará hasta que tu le transmitas ese nuevo mensaje, una manera de hacerlo es cambiar el foco de tu atención, ésta no puede tenerse en dos sitios a la vez, o la pones en los síntomas o fuera de ellos. No puedes huir de ti mism@, no te queda otra opción que aprender una nueva convivencia en tu cuerpo y con tu cuerpo, no tengas miedo a su reacción esa no es errónea, tu cuerpo no es la amenaza, lo que crees de él si lo es.

 

 

Aprende técnicas de relajación-meditación:


meditación

 Son muy útiles y eficaces, ponlas en práctica cuando tu situación sea tranquila, es el entrenamiento que necesitas para que luego cuando lo requieras te sean más efectivas. Pon la atención en lo que te rodea, escoge lo que te haga sentir bien, empieza por las personas que tienes cercanas, si te notas algún malestar, coge aire, cuenta hasta cinco y lo expulsas lentamente, repítelo, mientras sigues mirando a tu alrededor, capta cosas del exterior que puedan hacerte sentir bien, que te recuerden el sabor de la vida, de disfrutar de tu vida.

 

 

Deja de usar las palabras que habitualmente usas cuando tienes algún síntoma, frases como: “estoy agobiad@, no voy a poder, y si… me da, lo estoy pasando fatal, tengo temblores, me falta el aire, etc.” todas esas frases catastróficas que solo alimentan la inseguridad y tu incapacidad y por tanto mayor intensidad de los síntomas. Incorpora frases nuevas que hagan todo lo contrario, no elabores lo que alimenta el miedo, elabora lo que alimenta la confianza, la calma, la seguridad. De la misma manera que tu cuerpo traduce biológicamente el miedo en síntomas, lo hará también con la calma y la serenidad, solo que este camino no lo coge con tanta rapidez, por eso el entrenamiento favorece que cada vez sea más efectivo. Te puede ayudar escribir sobre eso que sientes como amenazas y crear frases nuevas que te ayuden a verlo de forma diferente y que puedas repetirte para desplazar las negativas. Ante la situación temida, acéptala como incómoda pero no peligrosa.

 

“Cuando cambias el modo en que ves las cosas,

las cosas que ves cambian también”        Wayne Dyer

 

 

 

Recuerda que el dueño de lo que piensas eres tú, tú puedes cambiar el vocabulario, el pensamiento crea la emoción.

 

pasoapaso

Deja de evitar realizar tu vida por temor, al hacerlo le das fuerza a la ansiedad y te debilitas tú, en vez de eso, prueba, hasta donde podrías llegar y una vez estés, no te conformes, prueba un paso más, es mejor que explores paso a paso, recobrando la calma (respira cuenta hasta cinco y suelta el aire lo más lentamente posible, hazlo varias veces, no avances hasta recobrar la tranquilidad), luego otro paso adelante, si es necesario vuelve a parar y repetir el ejercicio, otro paso… puede que esta vez sea lento, pero seguro que te fortalecerá enormemente. Recuerda, puede ser incómodo pero no peligroso.

 

Deja de rumiar. Cuando no paramos de pensar en algo durante todo el día, una y otra vez lo estamos haciendo importante, lo ponemos en relevancia, es como cuando te enamoras, solo piensas en esa persona, hablas de esa persona y solo deseas volver a verla.

 

 

anigif

La mente actúa igual para lo positivo que para lo negativo, no hagas eso con la ansiedad, si piensas en ella todo el día, hablas de ella a todo el mundo, al final solo existe ella y eres mucho más que tu síntoma. Utiliza un poco de humor, trátala como esa persona pesada que no te deja disfrutar de la cosas y dile frases como: “que pesada eres, otra vez quieres venir a verme, pues yo no, ahora tengo otras cosas más interesantes de las que ocuparme, ahora no es el momento”

 

No la hagas nunca útil, a veces puedes tener la tentación de que te justifique no ir o no hacer algo que no te apetece. Siempre es mejor asumir que no quieres y expresarlo abiertamente que usar la ansiedad como tapadera, porque es como una liga de fútbol, todos los partidos cuentan y quieres ganar la liga, no dejes que gane ningún partido.

 

Nadie puede hacer por ti estas cosas, pero si que puedes aprenderlas de forma que te lo hagan más fácil, para eso están los profesionales, te pueden ayudar en el entrenamiento y el nuevo aprendizaje en pensar diferente, como puedes instalar nuevas ideas y a conocer mucho mejor tus respuestas biológicas, además te pueden facilitar el camino, la acupuntura y otras técnicas son también una buena ayuda.

No te pongas palos a las ruedas anticipándote con frases como, “yo no voy a poder, nunca saldré de esto, esto no sirve para mi…” Deja de rumiar y empieza a pensar diferente, de forma útil para ti, aprende a desdramatizar las situaciones, elige en que pensar y sobre todo quien o que decides que guíe tu vida.

 

“Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos” Viktor Frankl

No digas, “es que lo que me pasa a mi no le pasa a nadie, nadie sabe lo duro que es para mi”.

Te explico una pequeña historia: Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra y psicoanalista pasó gran parte de su infancia en campos de concentración, donde perdió a toda su familia, luego estuvo en varios hogares de acogida. Es el padre de la resiliencia, algo que se puede aprender, curiosamente el índice más alto de resiliencia se da en personas que han tenido una infancia complicada y difícil, el ser humano desarrolla de una forma natural nuevos recursos que ayudan a afrontar la adversidad, recuperarse y salir fortalecido de ello, esto es la resiliencia.

 

abre una ventana

El la define exactamente como ”el arte de metamorfosear el dolor para dotarle de sentido, es la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas del alma”, que nada te detenga, ni tu mism@.


¿enfadarse es sano?

 

¿Enfadarse es sano? sin duda, estar siempre enfadado no.enfado

¿todos los enfados son buenos? ya sabemos que no, algunos podrían ser evitados, otros reducidos o expresados de forma diferente.

Enfadarse bien sería un arte que todos deberíamos practicar. Para eso necesitaríamos conocer como funciona esa reacción de enfadarnos, para que sirve, para que la usamos y que obtenemos con ella.

Te invito a hacer el siguiente test para que tu mismo valores como son tus enfados.

1. ¿Identificas siempre el motivo, la causa de tu enfado?

2. ¿Podrías decir si hay una causa que se repite de forma bastante constante en tu vida?

3. ¿Qué esperas conseguir con tu enfado?

4.¿Cuándo sueles expresar tu enfado?

– En el instante
– Dejar pasar horas
– Dejar pasar días
– No sueles expresarlo

5. ¿Cómo dirías que suele ser la intensidad de tu enfado? señálalo en esta escala

escala numérica

 

 

 

 

 

6. ¿Cuánto tiempo suele durar tu enfado?

7. Mientras dura el enfado ¿cual es tu actitud?

8. ¿Cómo sueles resolver tu enfado? ¿funciona esa manera?

9. ¿Podrías contar tus enfados que tienes en tu historia personal?

Banales
Serios
Muy serios
Irremediables

10. ¿Qué o quién es el detonante más frecuente de tus enfados?

Tu mism@mas enfadado
Tu pareja
Tus hijos
Tus amigos
Tu familia
Tu trabajo
Los demás

Observa tus respuestas y valora tu mism@ si te enfadas bien.

 

Mucha gente cree que el enfado es una reacción que no se puede evitar y que la única manera de controlarlo es con la represión y contención, esto rara vez funciona, lo único que se hace es acumular más rabia lo que hará que sea aún más explosiva y difícil de controlar la próxima vez. Por eso lo mejor es ir al foco de lo que produce esa reacción excesiva para que no sea necesaria la represión ni el control, entonces el enfado se convierte en una reacción sana y constructiva para la vida de la persona. Aprender esa transformación si puede hacerse.

 “Alguien puede meterte el dedo en la llaga y hacerte daño, pero si te centras en curar tu llaga, su dedo ya no te hará el mismo efecto”

 

 

Si crees que en tu valoración podrías mejorar la calidad de tus enfados, te puede interesar el taller que realizo periódicamente:

 Como enfadarte bien

Infórmate sin compromiso

Hipnosis y autohipnosis

En la consulta utilizo distintas técnicas y terapias que a lo largo de mi experiencia he comprobado su eficacia y utilidad. La enseñanza es parte de mi forma habitual de trabajar, ya que creo que es muy importante que la persona aprenda a gestionar mejor su organismo, ya sea en el ámbito psicológico como biológico y la hipnosis es hipnosis clínica1una que utilizo siempre.

La mayoría de personas conocen la hipnosis por las películas o la de espectáculo. Esto ha hecho que se hayan creado verdades y falacias respecto a esta técnica. Es cierto que la técnica es la misma pero el propósito es completamente distinto, mientras que una se centra en demostrar el “gran poder del hipnotista” y crear espectáculo, la hipnosis clínica se centra en un acuerdo tácito con un objetivo de salud.

 

La hipnosis es una técnica, lo que se hace durante el trance hipnótico es lo que marca la diferencia, es cuando se aplica la psicoterapia que el profesional considere más adecuada en función del problema a tratar.

 

Expongo algunos casos tratados con hipnosis para que pueda entenderse mejor su utilidad.

 

  • Una persona se ponía excesivamente nerviosa ante el examen de conducir, hasta el punto de que temblaba tanto que casi le era imposible coger el volante y la sensación de ansiedad era muy elevada, en la última ocasión no pudo hacer el examen por lo que decide pedirme ayuda.

Para estos casos va muy bien que la persona entre en estado hipnótico, este estado mental nos facilita hacer una desensibilización sistemática para que la respuesta de ansiedad se minimice y también hacer  lo que en PNL (programación neurolingüística)  o psicológicamente se dice poner un “ancla”, que es asociar un gesto con un gran refuerzo positivo que primero se ha creado y que el estado hipnótico permite hacerlo con mayor potencia ya que queda instalado de forma muy vivencial en el inconsciente. Después se aconseja un ejercicio de autohipnosis que la persona irá haciendo, lo que refuerza el anclaje enseñado y la sensación positiva. Con todo esto se consigue minimizar los efectos de la ansiedad y el nerviosismo. Luego el aprobar ya dependerá de su habilidad pero seguro que es mucho mayor estando tranquila.

 remolino

  • Otra consulta fue de una persona que tenía que operarse, debido a su enfermedad crónica era la tercera que le hacían en apenas año y medio y desde que lo sabía estaba muy nerviosa y el miedo iba en aumento, no solo temía el entrar en quirófano sino también el postoperatorio ya que la última se complicó un poco. En este caso se hicieron tres sesiones, también se le enseñó un ejercicio de
    autohipnosis para reforzar el tratamiento. El estado hipnótico en sí mismo no es terapéutico, la psicoterapia sería muy similar a la que se hace en una consulta normal, lo que cambia es que el organismo responde mejor a la sugestión en ese estado y por tanto facilita los cambios y llegar mejor al objetivo, está demostrado que a través de la hipnosis no solo se mejora las sensaciones sino que también se favorece la respuesta biológica celular, ayudando en los procesos de cicatrización y regeneración. Es pues una buena técnica complementaria a cualquier tratamiento en una enfermedad crónica.


  • Otro ejemplo, un caso de aprensión muy severa a tomar medicamentos, hasta el punto que cuando tenía que darles algún tratamiento a sus hijos lo pasaba realmente mal, sentía un miedo tan elevado que se quedaba bloqueada, solo pensaba en que les pudiera pasar algo malo si lo tomaban, además últimamente se había extendido a la alimentación, empezó por alguna fruta y poco a poco se iban añadiendo más alimentos a tabla de “peligrosos”, esto fue el detonante que le hizo pedir ayuda. Aquí podríamos decir que tenía instalado un “anclaje negativo”, asociar tomar un tratamiento o ciertos alimentos, con -va a pasar algo malo-, los anclajes negativos funcionan igual, solo que en vez de producir calma y confianza en este caso produce todo lo contrario una gran ansiedad. Aquí se necesitaron más sesiones, tuvimos que ir poco a poco, ya que este anclaje se produjo por una experiencia negativa en el pasado. Al final del tratamiento la alimentación se había normalizado por completo y aceptó que los tratamientos eran para hacer bien. Ella misma pudo hacer tratamiento farmacológico durante un tiempo que fue necesario.

 

Muchos problemas se conciben por una sugestión negativa que creemos con firmeza por lo que el inconsciente responderá de acuerdo a esa creencia, con la hipnosis se trabaja la sugestión positiva, aquella que ayuda a resolver el conflicto.

Es una técnicala mente mira que tiene un gran abanico de aplicación, siempre puedes preguntar e informarte sin compromiso o si te interesa simplemente saber más de este tema, el próximo día 5 de Noviembre a las 18,30 h. haré una charla gratuita para que puedas preguntar cualquier duda que desees aclarar, solo es necesario reservar plaza al telf. 645 979 608.

Veamos nuestra mente con una nueva mirada.

 

Vuelta de vacaciones

Ya han pasado las vacaciones, como siempre demasiado deprisa, esto es buena señal, ya que significa que han ido bien, porque todo lo que vivimos mal parece enlentecer enormemente el tiempo, así que si han pasado volando es que lo hemos pasado bien.

Y ahora preparando la nueva temporada, el nuevo curso que empieza, volviendo a los hábitos, las rutinas y quehaceres y esto también es bueno, nos ayuda a poner un poco de orden en nuestras vidas y al mismo tiempo nos ayuda a saborear aún más tener vacaciones. Las dos cosas se retroalimentan y se necesitan, periodos de orden y horarios con periodos de anarquía horaria.

Empecemos pues con el mejor ánimo la incorporación al trabajo o a nuestras rutinas habituales y cuando recordemos las vacaciones que no nos hagan deprimirnos sino estimularnos para las próximas, a mi ve va muy bien recordar esta frase

 

“la felicidad no consiste en hacer lo que uno quiere

sino en querer lo que uno hace”

Jean Paul Sartre (1905-1980).

images (29)

Es importante incorporar la felicidad a nuestro hacer diario, tu corazón te lo agradecerá.

 

A continuación te invito a leer el siguiente párrafo:

Hoy ha sido el peor día de mi vida

Y no trates de convencerme de que

Hay algo positivo en cada día que vivimos

Porque, si te fijas,

Este mundo es un lugar lleno de maldad.

Incluso cuando

Algo bueno sale a la luz de vez en cuando,

La felicidad y la satisfacción no duran

Y no es cierto que

Todo está en la mente y en el corazón

Porque

La verdadera felicidad puede alcanzarse

Únicamente si lo que te rodea es bueno

No es cierto, que lo bueno existe

Seguro que estarás de acuerdo conmigo en que

La realidad

Crea

Mi actitud

No hay nada que no pueda controlar

Y jamás me escucharás decir que

Hoy ha sido un buen día.

 

IMG-20150823-WA0000

Ahora te invito a que lo leas de abajo hacia arriba.

Luego decide con cual te quedas, ¿cómo quieres leer la vida?

Que tengas una muy buena vuelta.

Feliz día.