Cuentos para reflexionar: El invitado

 

 

riqueza, usuraEra una persona considerada por muchas personas por tener un temperamento sereno y compasivo.

Una familia muy rica había oído hablar de él y querían conocerlo, y claro está, también de lucirlo ante sus invitados, así que lo invitaron a comer.

Llegó modestamente vestido y enseguida se dio cuenta de que los presentes evitaban saludarlo e incluso los criados lo servían con desgana.

Abandonó unos minutos la casa y regresó con una elegante túnica. Los dueños y los invitados de la casa lo saludaron muy efusivamente y los criados le servían con mayor esmero.

Llegó el momento de pasar al comedor para celebrar la comida y le señalaron el lugar donde tenía que sentarse.

Se quitó su elegante túnica y la colocó en su asiento.

-¿Por qué hace eso? -le preguntaron todos estupefactos.

Ha sido mi túnica y no yo la que ha recibido vuestro respeto y consideración. Por lo tanto que se quede ella a comer con vosotros.

Sosegado y sonriente, abandonó la casa para no volver jamás.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *