“El dolor es inevitable, el sufrimiento una elección”

Así de entrada puede enojar esta frase, porque en principio a nadie le gusta
sufrir, y nadie debería escoger sufrir y sin embargo con mucha frecuencia así
se hace, no de forma voluntaria o consciente, pero se hace.

Cuantas veces se añade sufrimiento al dolor. El dolor forma parte de la vida y todos
tenemos que aprender a batallar con él. El sufrimiento es el componente
emocional que añadimos y éste es el que podemos graduar.

Si tenemos una herida la lavamos, la desinfectamos y cuidamos, no le echamos sal o
sustancias irritativas.

De la misma manera cuando tenemos una “herida emocional” deberíamos poder
“lavarla” simplemente quitando todo lo que no forma parte intrínseca de ella,
alejar los agrandamientos o sobredimensiones de una situación. Deberíamos poder
“desinfectarla” no dejando que penetren comentarios o argumentos nocivos y
sobre todo ser conscientes de que es una zona que necesita mimo y cuidado para
evitar golpes que refresquen la herida.

Todos esos componentes que añadimos en situaciones emocionales dolorosas deberían
pasar por el filtro de la bondad y saber si ayuda a cicatrizar o a endurecer,
si ayuda a sanar o a meter el dedo en la llaga exacerbando el dolor.

Poder distinguir el dolor sano. Cuando limpiamos una herida, duele, pero sabemos que
ayuda a sanar. Hurgar innecesariamente, duele y agranda la herida inicial.

Es importante tener en cuenta ese dialogo interno que establecemos ante esas
situaciones de dolor, porque sin duda determinan la metabolización del mismo.
De la misma manera se debe tener cuidado en como hablamos de ello y con quien
lo hablamos, pues quien ejerce la escucha y como la ejerce es otro factor
importante que influye en la dimensión del dolor.

El dolor nos hace conscientes de una realidad para que busquemos las mejores
soluciones o alternativas. El sufrimiento bloquea y paraliza manteniéndonos atrapados
en esa situación de dolor, haciéndolo mayor y mas duradero.

 

 

 

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • PDF

Comenta