Lenguaje del síntoma

mente-cuerpoTodo lo que nos sucede nos produce diferentes tipos de respuestas biológicas. La mayoría de estas respuestas nos construyen y realizan el mantenimiento de nuestro  organismo. Sin embargo, a veces parte de esas respuestas pueden seguir caminos biológicos que atacan a la propia persona ocasionando diferentes tipos de síntomas.

El síntoma es el lenguaje del inconsciente que expresa la solución que planteamos a un conflicto, sea interno o externo. Es a través del síntoma que podemos investigar y enlazar con los acontecimientos que nos suceden. Puede ser algo puntual, agudo o algo que forma parte de nuestro día a día y por tanto generará síntomas crónicos.

Determinadas respuestas nos generan malestar que intentamos metabolizar. En ese proceso intervienen diferentes factores que harán que lo hagamos de forma diferente, con resultados diferentes.

Por un lado tenemos la herencia, no solo física sino también de ciertos patrones psicológicos. Después interviene el aprendizaje que vamos teniendo a lo largo de nuestra vida y por último la consciencia de la persona que remodela todo lo anterior.

Por eso a través del síntoma podemos averiguar el acontecimiento que genera el conflicto y la solución planteada psicológicamente al mismo. De esta manera podemos establecer el mejor tratamiento, construyendo una nueva respuesta biológica a dicha situación.

A través de un caso clínico puedo explicar mejor este concepto:

Acude a mi consulta una mujer que está en espera de una intervención quirúrgica por Túnel carpiano bilateral (el túnel carpiano se sitúa en la muñeca, formado por ligamentos que cubren a modo de túnel por donde pasa el nervio mediano, cuando este nervio queda atrapado en el “tunel” produce dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad que dificultan el movimiento sobre todo en el lado palmar del pulgar, el dedo índice, medio y anular).

Con esta primera información, el síntoma expresa que se siente atrapada (esposada) en alguna situación de su vida de la que no sabe como plantear solución porque acaba siendo dolorosa e inmovilizante. Algo que maneja en su día a día “la tiene cogida por las manos”.

Al preguntar sobre la historia de su dolor, relata que aparece hace unos meses, lo atribuye al tipo de trabajo que tiene y que ahora no puede desarrollar. (Esto me hace entender que está vinculado al trabajo psicológicamente por lo que le pregunto si le gusta su trabajo o si se había planteado cambiar)

Ella responde que en realidad lleva tiempo pensando en dar un giro profesional, de hecho tiene una oportunidad de nuevo trabajo. Al llegar a este punto le pregunto ¿qué le impide hacerlo?

Explica que ella se siente muy agradecida a su jefe actual, ya que le ofreció este trabajo en un momento de su vida difícil y que fue como una salvación, que le sabe muy mal la situación actual  porque no quiere perjudicarle, pero que si sigue así no le queda otro remedio que dejarlo.

Aquí se encuentra el “atrapamiento”, se siente culpable por querer dejar este trabajo y sus pensamientos siempre la llevan a no poderlo hacer por esa sensación de agradecimiento que la retiene, a menos que suceda algo que la obligue, el dolor y el impedimento es un buen motivo.

Ella comenta: -Claro si me tienen que operar entonces ya no tengo más remedio que irme, hablaré con él y entonces seguro que lo entenderá (argumento que la libera).

Su cuerpo traduce tanto el cómo vive esta situación, como la siente y  la solución psicológica que desde su inconsciente elabora.

Generalmente al explicar el proceso la persona se identifica totalmente. Esto la libera emocionalmente y nos permite iniciar un tratamiento encaminado a conseguir su objetivo, pero por un camino más sano. En dicho tratamiento tengo en cuenta la respuesta biológica vinculada a dichos argumentos.

Con acupuntura,  masaje,  reorientación psicológica y el tratamiento médico se recuperó completamente. Pudo exponer a su jefe su deseo de marcharse y sentirse bien al hacerlo. Se incorporó al nuevo trabajo, que paradójicamente requería mayores esfuerzos físicos y sin embargo pudo realizar perfectamente.

Los patrones psicológicos que heredamos o aprendemos a lo largo de la vida nos hacen responder biológicamente ante las situaciones. Esas respuestas son lo que llamamos los espejos de la vida. A través de ellos podemos ser conscientes y así reeducar aquellos patrones que consideremos que necesitan mejorarse, planteando nuevas soluciones psicobiológicas a nuestros conflictos, creciendo y reforzándonos con cada uno de ellos. Cuidando así de nuestra salud.

En este caso su inconsciente somatizó la solución a la situación que vivía. Cada persona requiere un estudio individual.

Dra. Esther Rodríguez

El inconsciente tiene un papel fundamental en nuestra biología y tenerlo en cuenta nos abre nuevas posibilidades de enfoque que ayudan a mejorar los tratamientos actuales.

Construimos biológicamente respuestas orgánicas, desde nuestro pensar, sentir o hacer  y es así como enfoco mis tratamientos. Somos una unidad biológica y como tal lo contemplo.

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • PDF

1 Comentario

  1. Esperanza dice:

    Como todas las lecturas que nos envías, nos hacen reflexionar de una manera u otra. La importancia del todo y del nada. En este me quedo con el párrafo final….”Construimos biológicamente respuestas orgánicas, desde nuestro pensar, sentir o hacer y es así como enfoco mis tratamientos. Somos una unidad biológica y como tal lo contemplo…” Intentaré recordarlo y utilizar el hábito de la practica de recordar y usarlo.

    Saludos

Comenta