Relaciones tóxicas

La definición de tóxico es algo que daña o envenena el organismo. Una relación tóxica es aquella que daña a una o ambas personas de dicha relación.

Hay algunas personas que hacen sacar lo peor de uno mism@. Suelen ser relaciones donde domina el mal humor, la tristeza, la humillación, la manipulación y un largo etcétera de emociones negativas, cuyo resultado es un gran desgaste para mantener dicha relación y donde por más empeño que se ponga se termina siempre con gran malestar.

Una relación tóxica puede darse con un vecino, un jefe, compañer@ de trabajo, amig@, pareja, familiar…

En el grado de afectación influyen varios factores:

  • El tipo de relación con dicha persona. No es lo mismo una madre, que una pareja o un compañer@ de trabajo
  • El tiempo de convivencia con la misma. Alguien con quien vivimos diariamente o que vemos una vez en semana
  • La importancia o valor que demos a dicha relación. El afecto que tengamos por dicha persona o a veces simplemente el valor que le demos, por ejemplo a un jefe.
  • La existencia de ambientes compensadores. Otras relaciones que desintoxican y compensan emocionalmente. Si no existen esos ambientes ayudadores, la toxicidad se agrava.
  • El tiempo que dediquemos a pensar en ello. Cuanto más tiempo se pasa pensando en una relación tóxica sin estar presente la persona, más afecta al estado anímico, ya que no se desconecta y se permanece anclado, reciclando las emociones negativas una y otra vez.

¿Qué hacer?

  1. Reconocer la toxicidad de dicha relación
  2. No justificar su comportamiento hacia ti
  3. Aceptar que no cambiará.
  4.  No te culpabilices por lo que hace el otr@
  5. Encontrar otras relaciones sanas que ayuden a desintoxicarte.
  6. Evitar pensar en dicha relación cuando no estés con esa persona. Desconecta.
  7. Hacer un nuevo replanteamiento de esa relación, si puedes prescindir hazlo, si no puedes, tienes que reforzar tu autoestima y aprender a poner límites, el primero es el respeto y el amor a uno mismo.
  8. Si ves que sol@ no puedes, no dudes en buscar ayuda profesional, te ayudará en todo el proceso, haciendo más fácil los cambios que tengas que afrontar.

¿Y si la relación tóxica es conmigo mism@?

Es bastante frecuente que el diálogo interno, lo que pensamos de nosotros mism@s sea nuestro principal enemigo. Si no te gustas como eres, como te comportas y sientes que te alejas de cómo realmente te gustaría ser, si sientes tu autoestima débil, con sensación de inferioridad, triste, con inseguridad, complejos, miedos; entonces es la relación con tus pensamientos y la gestión de ellos lo que puedes empezar a cambiar. Si no puedes sol@ acéptalo con valentía y pide ayuda profesional, te sentirás compensad@ con creces en los resultados.

 

“Una relación tóxica empieza y acaba donde tu pones el principio y el final”

Date la posibilidad de un camino mejor.

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • LinkedIn
  • PDF

Comenta